Cáncer testicular

Es el cáncer que comienza en los testículos. Las glándulas reproductoras masculinas que están localizadas en el escroto.

Causas


No se conoce la causa exacta del cáncer testicular. Los factores que pueden aumentar el riesgo de que un hombre presente cáncer testicular se incrementan si tiene:

  • Desarrollo testicular anormal
  • Exposición a ciertos químicos
  • Antecedentes familiares de cáncer testicular 
  • Infección por VIH
  • Antecedentes de cáncer testicular
  • Antecedentes de criptorquidia (uno o ambos testículos no logran bajar hacia el escroto antes del nacimiento)
  • Síndrome de Klinefelter

El cáncer testicular es el cáncer más común en hombres jóvenes y de mediana edad. Se puede presentar en hombres mayores y en raras ocasiones, en hombres más jóvenes.

Los hombres blancos son más propensos a desarrollar este tipo de cáncer que los hombres afroamericanos y asiáticos americanos.

No existe relación entre la vasectomía y el cáncer testicular.

Hay dos tipos principales de cáncer testicular:

  • Seminomas
  • No seminomas

Estos cánceres crecen a partir de las células germinativas, las células que producen los espermatozoides.

Seminoma: es una forma de cáncer testicular de crecimiento lento que ocurre normalmente en los hombres entre los 30 y 40 años de edad. El cáncer es generalmente sólo en los testículos, pero se puede propagar a los ganglios linfáticos. Los seminomas son muy sensibles a la radioterapia.

No seminoma: este tipo más común de cáncer testicular tiende a crecer más rápidamente que los seminomas. 

Los tumores no seminomas a menudo se componen de más de un tipo de célula y son identificados de acuerdo con estos diferentes tipos de células:

  • Coriocarcinoma (escaso)
  • Carcinoma embrionario
  • Teratoma
  • Tumor de saco vitelino

Un tumor estromal es un tipo escaso de tumor testicular que generalmente es canceroso. Los dos tipos principales de tumores estromales son tumores de células de Leydig y tumores de células de Sertoli. Los tumores estromales ocurren generalmente durante la infancia.

Tratamiento

El tratamiento depende de: 

  • El tipo de tumor testicular
  • El estado del tumor 

Una vez que se encuentra el cáncer, el primer paso es determinar el tipo de célula cancerosa, examinándola bajo el microscopio. Las células pueden ser seminoma, noseminoma o ambas.

El paso siguiente es determinar qué tanto se ha diseminado el cáncer a otras partes del cuerpo, lo cual se denomina "estadificación".

  • El cáncer en estadio I no se ha diseminado más allá del testículo.
  • El cáncer en estadio II se ha diseminado a los ganglios linfáticos en el abdomen.
  • El cáncer en estadio III se ha diseminado más allá de los ganglios linfáticos (puede ser hasta el hígado, pulmones o cerebro).

Se pueden utilizar tres tipos de tratamiento: 

  • Tratamiento quirúrgico para extirpar el testículo (orquiectomía).
  • La radioterapia con altas dosis de rayos X u otros rayos de alta energía se puede utilizar después de una cirugía con el fin de evitar el retorno del tumor. La radioterapia por lo general se usa sólo para el tratamiento de seminomas.
  • La quimioterapia utiliza fármacos para destruir las células cancerosas. Este tratamiento ha mejorado enormemente la supervivencia en pacientes con seminomas y no seminomas.

Síntomas

Es posible que no haya síntomas. El cáncer puede lucir como una masa indolora en los testículos. Si se presentan, pueden incluir:

  • Molestia o dolor testicular o sensación de pesadez en el escroto.
  • Dolor en la espalda o en la parte baja del abdomen.
  • Agrandamiento de un testículo o cambio en la forma como se siente.
  • Cantidad excesiva de tejido mamario (ginecomastia), aunque esto puede ocurrir de manera normal en adolescentes varones que no tienen cáncer testicular.
  • Tumor o inflamación en cualquiera de los testículos.

También se pueden presentar síntomas en otras partes del cuerpo, como los pulmones, el abdomen, la pelvis, la espalda o el cerebro, si el cáncer se ha diseminado por fuera de los testículos.

Cáncer de riñón

Usted tiene dos riñones. Los riñones son órganos del tamaño de un puño de la mano ubicados a cada lado de la columna, por arriba de la cintura. Los tubos que se encuentran dentro de ellos filtran y limpian la sangre eliminando los productos de desecho y produciendo orina. El cáncer de riñón se forma en la membrana que recubre los tubos diminutos que están dentro de los riñones.

Este cáncer se hace más común a medida que envejecemos. Los factores de riesgo incluyen fumar, algunas condiciones genéticas y el mal uso de analgésicos por períodos prolongados.

Es probable que las personas con cáncer de riñón no tengan síntomas al principio de la enfermedad pero van apareciendo a medida que el cáncer crece. Consulte a su médico si observa:

  • Sangre en la orina
  • Un bulto en el abdomen
  • Pérdida de peso sin razón
  • Dolor en el costado que no desaparece
  • Pérdida del apetito

Las pruebas para detectar cáncer de riñón incluyen exámenes de sangre, orina y de imagen. Usted también puede necesitar una biopsia.

El tratamiento depende de la edad, el estado general de salud y de cuán avanzado esté el cáncer. Podría incluir cirugía, quimioterapia o radiación, terapia biológica o dirigida. La terapia biológica estimula la capacidad del cuerpo para combatir el cáncer. La terapia dirigida es un tipo de tratamiento en el que se utilizan sustancias para identificar y atacar células cancerosas específicas sin dañar las células normales.

Cáncer de vejiga

La vejiga es un órgano hueco en la parte inferior del abdomen donde se almacena la orina. El cáncer de vejiga ocurre en la membrana interna de la vejiga. Es el sexto tipo más común de cáncer en los Estados Unidos.

Los síntomas incluyen:

  • Sangre en la orina
  • Urgencia frecuente de orinar
  • Dolor al orinar
  • Dolor en la parte baja de la espalda

Los factores de riesgo incluyen fumar y la exposición a ciertas sustancias químicas en el ambiente de trabajo. Las personas que tienen antecedentes familiares de cáncer de vejiga y de edad madura, son de raza blanca o sexo masculino tienen un mayor riesgo.

Los tratamientos contra el cáncer de vejiga incluyen la cirugía, radiación, quimioterapia y terapia biológica. La terapia biológica o inmunoterapia estimula la capacidad de su propio cuerpo para combatir el cáncer.

¿Experimentas alguno de estos síntomas? Visítanos